Si tú lo tienes claro, yo a callar.

Cuando los niños se paran a tu lado a mirarte, a mi me duele, pero a ti parece no importarte, quizás crees que es lo normal.

Cuando empiezan el listado de preguntas, a mi ya me sale humo por las orejas y tú te presentas para jugar.

Ayer te pregunté, tendría que haberlo hecho antes, qué quieres que conteste?

Ahora ya tengo las instrucciones y yo conrestaré sin rechistar, hasta que me digas lo contrario.

– qué le pasa? Nada.

– qué tiene ahí? Una traqueo.

– para qué lo lleva? Para respirar mejor.

– por qué no anda? Porque no puede.

-por qué no puede? Porque tiene que hacer mas fuertes sus piernas.

– por qué no habla? Si habla, lo hace con sus manos.

-por qué lleva la boca abierta? Porque le gusta.

Espero Alba, que cuando obtengan las respuestas, quieran quedarse a jugar!!

Tú si que sabes que no hay nada que ocultar, así que por qué no contestar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s