Escudo de super protección

La mayoría de la gente tiene este escudo que a algunos nos deja desprotegidos.

Es un escudo que todo lo disculpa bajo el lema de “no es con mala intención”.

Yo no pongo en duda la calidad de la intención, sólo hablo del resultado de la acción.

Por ejemplo, si piso a alguien no ha sido con mala intención, pero pido disculpas.

Pero si alguien se me queda mirando y señalándome, simplemente no hay mala intención.

Otro ejemplo, si un bebé va a introducir los dedos en un enchufe, entendemos que es por curiosidad, pero se le dice tantas veces como sea necesario que eso no se hace.

Sin embargo, si un niño en cualquier lugar sin conocerme de nada, se lía a hacerme un millón de preguntas, hay que entender que es por curiosidad.

No es que no podamos enseñar a los niños y a las niñas a convivir con la discapacidad, es que sacamos el escudo que todo lo justifica.

Es porque existe una dificultad enorme del adulto para hablar a los niños sobre discapacidad.

No es un “sin querer”, es un “sin cuidado”

¿Qué os parece si cuando veáis a un niño señalarme le decís que no se señala las personas? O si le veis que quiere preguntar sin parar, le podéis llamar y en la intimidad explicarle que entiendes su curiosidad, pero que a los desconocidos no se les pregunta por su vida privada.

Algo así, sin más.

Puede que si tú niño juega conmigo nos convirtamos en amigos y desde la confianza podamos hablar de mi.

El lenguaje y la manera en la que os dirigis a mi, también construye mi manera de ser.

Gracias por quitaros el escudo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s