2 bolsas de la compra

Cada uno de mis brazos sostiene una bolsa de la compra, no una bolsa cualquiera, una bolsa de la compra del mes.

Cada brazo lleva la suya las 24 horas del día. Por eso siempre tengo los brazos hacía abajo.

Cuando tú llevas la bolsa, también la llevas hacía abajo. Es más levantar los brazos flexionando los codos es un acto de valentía… ahora levantar los brazos desde el hombro como si fueras Jesucristo eso ya es para los que entrenan en gimnasio.

Pero si las sostuviera durante 24 horas estarías agotada y harías lo imposible por apoyar continuamente los brazos.

Pues esa es mi sensación de siempre, que mis brazos pesan lo que una bolsa de la compra.

Pero están empeñados en que levante los brazos y me han puesto una silla de ruedas autopropulsable. Y aunque nos han explicado que exactamente no son los mismos grupos musculares, unos elevan y otros empujan… creen que me hará bien.

Así que mamá me ha montado el gimnasio de brazos y todos los días hago un recorrido. Hasta el momento estoy motivada porque quizás así no puedan quitarme las cosas de las manos.

Según vaya ganando fuerza mis brazos pesarán menos, será algo así como si fuésemos sacando productos de la bolsa.

Un besito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s