Alba defiéndete

Con sólo días ya era habitual que las enfermeras me dijeran “Alba defiéndete”, cada vez que me pinchaban.

Y con un simple parpadeo, las enfermeras se llenaban de emoción “muy bien Alba, sigue defendiéndote”

Por aquel entonces, contaban los minutos que mis ojos pertenecían abiertos.

Pero lo de defiéndete sigue siendo una frase que me repiten.

El otro día fui a que un médico me pinchara la toxina botulinica y entre llorando. El médico empezó a chincharme como es habitual en él. Yo se que lo hace para que me defienda, pero paso de él. Pero este día, me defendí.

Le llamé malo, una vez por cada pinchazo (6 veces), patalee, lloré con fuerza y cuando acabó le dije “eres el peor médico de todo el hospital”. Y me quedé tan agusto.

¿Sabeís lo que sucedió? Que el médico no cabía en si de la felicidad!!! No hacía otra cosa que decir “tiene más fuerza”, “tiene más volumen”, “se la entiende”, si hasta dijo que estaba mucho mejor.

Me dijeron que hay un niño que ha hecho un plan con su primo para quemarles la consulta. Yo le dije que iba a hacer un plan con mi amigo Gael.

He comprendido que defenderte es decir que estás presente, que tu opinión cuenta y que habla de tus posibilidades motoras (entre otras cosas) para ejecutar la defensa.

Gracias terapeutas por enseñarme a defenderme y gracias familia por tenerme en cuenta y decirme todos los días que tengo derecho a expresarme.

¿Gael, me ayudas?

Neurofisiología os hago la cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s