Tienes que esforzarte más que el resto.

La semana pasado le enseñé a la profe una actividad de Alba para que viera como escribía en minúscula y..

“Pero si tiene una minúscula mejor de lo esperado para una niña de su edad”.

Lejos de sentirme orgullosa, me inundó la culpabilidad. Yo se lo enseñé pensando en los mil fallos que veía, y resulta que estaba bien.

Mientras que la profe seguía hablándome, mi cabeza estaba en la cantidad de veces que te he gritado por tu letra cuchurria, que he sacado la goma de borrar porque no estaba cada letra en su cuadradito o que el trazo era irregular. En todas las ocasiones que te he colocado, que te he dicho “fija el hombro” o “agarra con firmeza el lápiz”, mientras que examinaba donde estaba el fallo de tu postura.

Cada vez que te siento a trabajar me digo mil veces “Ana no puedes enfadarte”… pero mi ogro interior crece cuando fallas… Sé que no eres tú, que soy yo.

Del resto de los niños se presupone que entienden, así que no tienen nada que demostrar. Pero de ti, se presupone que no entiendes, así que no sólo tienes que aprender sino, también, demostrar que sabes. Tú debes esforzarte el doble.

Mi ogro interior se enfada con la injusticia y lo vuelca contra ti.

Ahora hemos decidido que mejor hagas tu tarea en soporte informático, así serás más rápida. Y te obligamos a hacer dictados mientras que te aprendes donde están las letras del teclado. Te enseñamos cómo descargarte los archivos que la tutora te envía, moverlos de carpeta, ponerles nombre, usar el pdf editor o el wordpad… y aún la gente cuando te ve con el móvil dice “anda mira como se maneja en YouTube”, que lo hacen casi los bebés moviendo el dedito para encontrar lo que quieren.

Mi ogro me dice mil veces que la vida te va a tratar con mucha dureza y que tengo que llenarte de herramientas para que puedas enfrentarte a la adversidad…, sin darme cuenta, que ahora quien te trata con dureza soy yo.

2 comentarios sobre “Tienes que esforzarte más que el resto.

  1. Gracias por compartirlo, me siento totalmente identificada con tus palabras, tu frustración, tu sentimiento de culpabilidad… Iván ya está en sexto y todo es un camino empedrado que yo no sé allanar.

    Me gusta

    1. Gracias a ti. Ojalá en los centros educativos, detrás de cada profe hubiese tanta empatía como para que allanaran el camino con nosotras. Ojalá el mundo entendiera que sus palabras y sus actos influyen enormemente en nuestras familias…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s